No te olvides

No te olvides

No te olvides de decir,
aunque sea muy bajito,
ahora que todavía corre sangre
por tus venas; te amo.
¡Te amo tanto!

Sumidos en el ruido del mundo,
ya no recordamos el final de la película.
Cuando se apagan las luces
y se baja el telón.

No te olvides de decir
te amo.

Y no hablo de fuegos artificiales,
ni pasión incandescente,
ni hasta que la muerte nos ampare.

Solo digo,
no te olvides de intentar
a tu manera ser libre.
Y admitir que igual
no todo fue culpa tuya.
Y que no es pecado tener miedo.
Te amo tanto.

Despidiendo el invierno.
A su noche y a su frío.
Te amo tanto.

Como una plegaria pagana.
Una invocación a la fuente.
Profundo escalofrío.
Te amo tanto.

Sumidos de nuevo
en el ruido del mundo.
Intentando
a nuestra manera ser libres.

Buen provecho.

Texto aparecido en el Menú de Hoy de Marzo de 2017.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email